Un material necesario para el aprendizaje de nuestros hijos

Si nos damos cuenta por muchos años que pasen y por muy modernos que queramos ser hay cosas que nunca pasan de moda, aún teniendo en nuestras manos las últimas tecnologías nos damos cuenta claramente que el material de colegio siempre sigue siendo el mismo. Es verdad que cuando yo comparo el de mis hijas con el que usaba yo quizás me dé cuenta que el de ahora es un poco más elevado y que muchas veces al finalizar el curso traen a casa cosas que apenas han usado y entonces yo me pregunto ¿para qué lo han pedido si sabían que no lo iban a utilizar? Creo que es sentido común, cada maestro sabe lo que va a necesitar en sus clases, si nos damos cuenta cada curso es diferente pero si yo sé que en mi clase solo se utiliza un cuaderno es totalmente innecesario pedir dos, quizás lo mejor es esperar y ver cómo se va gastando ya que los padres tardamos poco en ir a comprar uno nuevo.

En cuanto a lo demás prácticamente es lo mismo, la flauta, las ceras plastidecor que nunca pasan de moda, rotuladores, el compás, las reglas que todos usábamos llamadas escuadra, cartabón y transportador, los estuches aunque debo decir que los de mi época eran mucho más chulos que los de ahora, pero en definitiva a lo que me quiero referir es que este tipo de material por mucho tiempo que pase no se va perdiendo si no todo lo contrario, y a pesar de tener colegios bilingües y de última generación por suerte siguen enseñando a nuestros hijos a la antigua usanza, a pesar de saber que con el tiempo quizás con el uso de ordenadores puede que nuestros hijos o nietos jamás utilicen un lapicero o bolígrafo para escribir. Lo que pasa que hablamos de conceptos tan importantes que por muchas tecnologías que se nos presenten es algo que no vamos a dejar pasar desapercibido ya que hablamos de conceptos demasiado importantes en nuestra vida. En definitiva la enseñanza en nuestro país por mucho que quieran empeñarse algunos en lo contrario es muy buena y por suerte de nuestro país salen todos los años estudiantes de bandera de los que podemos estar muy orgullosos, aunque muchas veces por circunstancias se tengan que marchar a otro país, lo que han mamado en el nuestro perdura sin duda para siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *